Consienta sus pies después de un día de trabajo sumergiéndolos en un recipiente con un litro de leche caliente.

Déjelos reposar hay por 10 minutos, séquelos con una toalla.

En seguida dales un masaje con una mezcla que consiste:

½ taza de sal gruesa.
1/3 de taza de aceite de oliva.

Enjuague con agua fría, seca nuevamente y aplica crema humectante.

pies