Sin duda, uno de los peores momentos que pasamos las mujeres es el periodo. No porque sea algo malo, sino por la incomodidad y los cambios de humor que solemos vivir. Tenemos que estar constantemente mirando que todo ande en orden y no pasar ninguna vergüenza. Además, el dolor y los calambres suelen ser insoportables. Todas hemos vivido el periodo de distinta manera, pero, sin duda, todas hemos hecho las mismas cosas alguna vez.

Pedir compresas o toallas higiénicas y ocultarlas para que nadie más las vea

Poner una chaqueta o cualquier cosa sobre tu silla para no mancharla

 Celebrar cuando llega tu menstruación después de varios días

Has caminado tal como un pingüino para evitar que fluya más rápido

 Toser o tirar la cadena para disimular el sonido que haces cuando abres una toalla higiénica

Decirle a tu mejor amiga que mire tu trasero y vea si “todo anda bien”

Tus cambios de ánimo son demasiado frecuentes

Ver imagen en Twitter

 Usar demasiado papel higiénico porque te quedaste sin tampones

Aguantarte el estornudo, por si acaso

Ver imagen en Twitter

Cruzar las piernas cuando te sientas para evitar el flujo

La cara que pones cuando estornudas

 Preocuparse demasiado por el periodo

Revisar el papel cada vez que te limpias para ver cuántos días te quedan de periodo

 Levantarte de la silla y volver a sentarte automáticamente

Ver imagen en Twitter

Usar la misma toalla higiénica por más del tiempo del que sueles usarla, porque se te olvida cambiarte… o te da pereza

 Usar ropa holgada porque te sientes demasiado hinchada

Usar ropa interior negra, por si acaso

Quejarse todo el tiempo de tener el periodo y alegrarse cuando ya termina