Estas son las razones por las que necesitas al menos un productos para cuidar tu piel

Estas son las razones por las que necesitas al menos uno de los productos más ligeros para tu piel.

“Entre los errores más comunes que cometen mis pacientes es dejar de usar protector solar una vez que termina la época de calor”, dice la dermatóloga Marnie Nussbaum.

Aunque los rayos UVB (que causan quemaduras) se debilitan durante el otoño, los UVA (principales responsables de las líneas de expresión) son tan fuertes en enero como en julio, explica la especialista (nota: ambos pueden provocar cáncer de piel).

Además, el daño generado por el sol es acumulativo, así que a final de cuentas salir por un café sin protección solar puede ser tan malo como ir a la alberca sin ningún tipo de producto con FPS.

Los principales ingredientes para el otoño deben contener hidratantes (la glicerina y el ácido hialurónico son los mejores).

Otras características que tienes que buscar en la etiqueta son: FPS 30 (como mínimo), un gran rango de protección (es decir, que bloquee ambos rayos: UVA y UVB), y a los antioxidantes, como vitaminas C o E, aconseja la experta.

El maquillaje con FPS no es suficiente

Necesitarías aplicar una cantidad excesiva para conseguir la protección que dice en la etiqueta, y la mayoría de nosotras sólo utilizamos una pequeña porción, afirma la Dra. Nussbaum.

Además, el FPS del maquillaje “se queda por encima de tu humectante o del corrector en vez de penetrar completamente en tu piel, por lo que probablemente no sea tan efectivo”.

Por otro lado, el utilizar makeup por encima de tu protector solar puede ser benéfico. “La barrera dificulta el paso de los rayos”, dice el dermatólogo Joshua Zeichner.

Las propiedades del FPS hacen que la reaplicación a mitad de tu día sea pan comido.

Trucos para usarlo

Con el objetivo de evitar que el producto se apile, “usa fórmulas con bases y texturas similares”, dice Ni’Kita Wilson, química cosmética.

Si tu maquillaje se encuentra hecho con base en agua, utiliza un protector con la misma fórmula. Haz lo mismo con los productos de aceite.