Aprende a respirar para rendir más en el deporte

¿Tonificar tu cuerpo aunque no tengas tiempo de ir al gym? ¡Es posible! El entrenador personal, Gideon Remfry, nos da una tabla de solo 20 minutos con 4 ejercicios cortos pero intensos que trabajan abdomen, piernas, brazos y glúteos. Hazlos cuatro veces a la semana y verás resultados.

4 ejercicios para tonificar tu cuerpo en 20 minutos

Tres en uno

¿Qué zonas se trabajan? Glúteos, caderas y abdominales.

¿Cómo se hace? Siéntate de lado con las rodillas flexionadas, un brazo apoyado en el suelo y otro en la cadera. Mantente erguida y, a continuación, levanta el tronco sin dejar de apoyar las rodillas. Haz 15 repeticiones por cada lado.

4 ejercicios para tonificar tu cuerpo en 20 minutos

Abdominales de acero

¿Qué zonas se trabajan? Abdominales y parte inferior.

¿Cómo se hace? Túmbate en el suelo boca arriba, con las piernas flexionadas y una apertura similar al ancho de las caderas. Coloca los brazos en la nuca. Atención porque nunca debes tirar del cuello al levantarte, concéntrate en el abdomen. Inspira y levántate, espira y baja. No te dejes caer de espaldas. Igual de importante es controlar la subida como la bajada. Repite 20 veces.

La segunda parte de este ejercicio consiste en, desde la posición anterior, estirar una pierna en diagonal y levantar los hombros del suelo mientras inspiras. Espirar y bajar (lentamente). Repite 15 veces con cada lado.

4 ejercicios para tonificar tu cuerpo en 20 minutos

Cuerpo a tierra

¿Qué zonas se trabajan? Hombros, escote y piernas.

¿Cómo se hace? Partiendo de la posición en la que estás de rodillas, apoyando las palmas de las manos, con las piernas ligeramente abiertas y las puntas de los pies apoyadas, levanta el tronco con la ayuda de piernas y brazos. Haz 20 repeticiones.

4 ejercicios para tonificar tu cuerpo en 20 minutos

Piernas de infarto

¿Qué zonas se trabajan? Piernas.

¿Cómo se hace? Inclínate sobre el asiento de una silla con los brazos abiertos a la anchura de los hombros y los dedos de las manos mirando hacia dentro. Con las piernas estiradas, eleva una y deja la otra apoyada en la punta del pie. Mueve la pierna que tienes levantada hacia delante como si dieras un rodillazo. Vuelve atrás y repite 15 veces con cada pierna.