¿Preparada para seducir al mundo?

Los labios son una de los elementos más sugerentes de tu rostro y, por eso, vestirlos apropiadamente resulta de lo más recomendable.

El labial rojo es una elección perfecta para poner de manifiesto toda tu sensualidad, aunque elegir el tono apropiado según tu tipo de piel es un proceso que requiere tiempo y paciencia si no dominas el terreno.

¿La alternativa? Conocer las claves para una elección acertada sin pasar horas probando tonos que no te favorecen. Personalmente he tenido que aprender con buenas dosis de paciencia pero dicen que la experiencia es un grado, de modo que aquí tienes algunos consejos prácticos que te serán de mucha ayuda para escoger el labial rojo ideal para tu tipo de piel.

#4 Un labial rojo para cada tipo de piel

Piel pálida

¿No soñaste alguna vez con tener el encanto de Blancanieves? Pues ha llegado el momento. La combinación perfecta de piel pálida y labios rojos es una de las más seductoras que puedes mostrar. Un labial rojo con tonos azules o un rojo oscuro realzarán tu tono de piel y generarán un bonito contraste.

Piel media

Si tu piel tiene unos tonos medios, esto es, el equilibrio entre la palidez y el bronceado, estás de enhorabuena. Existe una amplia gama de labiales rojos con diferentes matices que te quedarán a la perfección. Desde los rojos con tonos anaranjados a los combinados con el naranja más potente, pasando por aquellos con destellos rosas o tonos más pálidos, cualquiera puede crear un efecto fabuloso en tu rostro. No tengas miedo de experimentar y poner en práctica todos los trucos para usar el labial rojo que conozcas.

Piel morena

Lo tuyo son sin duda los tonos cereza que realzan el color chocolate de tu piel aunque, como ocurre con las pieles claras, la clave está en los contrastes. Por eso también puedes utilizar rojos con tonos morados o decantarte por labiales con destellos azulados.

#3 La fórmula perfecta

labios-rojos

Tan importante como elegir el tono de labial rojo más apropiado según tu tipo de piel es encontrar la fórmula perfecta. En este sentido, puedes elegir, por ejemplo, un rojo mate si buscas un efecto clásico y duradero; un labial tipo gloss para darle un aire más moderno; una barra de labios de larga duración si buscas despreocuparte; o la fórmula en bálsamo si estás en fase de ‘pruebas’.

#2 Aplícalo con acierto

Cuando vayas a aplicar tu labial rojo, no tengas prisa. Causar el efecto perfecto no solo tiene que ver con la elección del tono, también con cómo lo apliques.

Prepara tus labios antes de hacerlo hidratándolos correctamente. También puedes emplear iluminador para resaltar esta zona o, incluso, perfilar tus labios.

#1 Un efecto espectacular

Una sola nota no crea una sinfonía de modo que, si vas a utilizar un labial rojo, mímalo hasta que vuelvas a casa y lo retires. Opta por un maquillaje sencillo para no desviar la atención a otros rasgos de tu rostro y retócalo siempre que sea necesario.