Aveces una mujer puede tener pequeños caprichos y querer conseguir a un chico sólo porque está súper sexy o porque le parece atractivo a ella… Pero también hay ocasiones en las que el sentimiento va mucho más allá y pasa de gustarle a ENCANTARLE.

Darte cuenta de esta situación puede ser un poquito confuso, por eso nosotras te dejamos con las 15 señales que indican que lo que está pasando contigo es más que un crush:

1. Cambias de estar nerviosa y sudorosa a su alrededor, a estar cómoda y relajada.Antes parecía que la idea de besarlo te hacía sentir como si te hubieran inyectado cuatro tazas de café directo en la sangre, pero ahora te das cuenta que puede ser tú misma cuando estás con él.

2. Cuando sus caminos se separan después de una cita o de salir con amigos, no te sientes ansiosa y ni dudas si te va a escribir de nuevo. Todo está súper cool, te escribirá cuando tenga que hacerlo, y en un giro inesperado puede que hasta tú lo hagas primero.

3. Todos los demás crushes que tienes en tu ‘reserva de crushes’ te empiezan a dar flojera y no son importantes. Cuando Dan, el sexy del gym, te invita a salir, tú reacción es como “pues bueno”, en lugar de “VOY PARA ALLÁ”, porque sabes que preferirías salir con el que realmente te mueve.

4. Sus conversaciones de whats en realidad son conversaciones, no juegos de “a ver quién cede antes”. Tipo, en realidad le contestas cuando te llega el mensaje y no lo dejas esperando para que se ponga nervioso. Lo que pasa entre ustedes ya va más allá de esos juegos tontos.

5. Eres feliz solo yendo al super con él, en lugar de tener que planear la tarde perfecta con todo y soundtrack y montaje de escenografías. Con la persona correcta (alguien que en verdad te gusta), pasear por el pasillo de las papas de la mano es totalmente una cita romántica.

6. No te depilas las piernas todos los días solo por pensar que él pueda pedirte salir y ver tus piernas desnudas en su esplendor. O básicamente dejas de preocuparte de que le vaya a dar asco de que se de cuenta que eres humana también, y al igual que otras humanas, eres ocasionalmente imperfecta.

7. Cuando se queda a dormir contigo, estás totalmente cómoda con lavarte la cara, los dientes y hacer pipí sin hacer todo un show para que no se de cuenta. No pretender que tu rutina nocturna no existe solo porque está ahí.

8. Ya no te la pasas soñando en dale besos a cada chico sexy que pasa por la calle, tú ya conseguiste a tu propio chico sexy.

9. Ya no te freakeas cuando te llama a tu celular, ni lo avientas a la pared y huyes del país. Sabes que te puede llamar para hacer planes de última hora y sabes también lo dulce que es. Las llamadas por cel se convirtieron en algo serio.

10. Si no te contesta en algunas horas no te avientas llorando a tu cama pensando que te odia en modo de pánico. Han llegado a algo tan padre que ya no te preocupas por respuestas tardadas porque sabes que no significa que perdió el interés.

11. Ya no te preocupas por mandarle tres mensajes seguidos y que parezca que eres una freak obsesiva. En otras palabras, te sientes cómoda haciéndole saber que te importa porque esa es la verdad. A parte es lo mejor cuando el sentimiento es de los dos lados.

AWWW!