1. El sintonizador

Empieza la fiesta lubricándolo con saliva, pero no te enfoques mucho en la cabeza, ya que es supersensible. Varía la estimulación, moviendo tu lengua de arriba a abajo como si fueras a tocar la armónica de modo profesional.

2. El “OK”

Haz una señal de “ok” con tu mano, coloca tu dedo índice por encima de tu labio superior, como si fuera un bigote, y el pulgar por debajo del inferior. Agarra su pene con el resto de tus dedos y comienza la acción. Él sentirá que estás metiendo más de lo normal, cuando en realidad es la misma cantidad de siempre.

3. El sinfín

Mantén tus manos en constante movimiento mientras usas tu boca, dándole la sensación de penetración infinita.

4. Explora su árbol

El pene tiene una “raíz” que se extiende al interior de su cuerpo (y se localiza por debajo de sus balls). Masajea esta área mientras le das un blow job y puede que descubras un área que ni él mismo la conocía… ¡lo enloquecerás de placer!

5. El malvavisco humano

Calienta sus bombones -ligeramente agarra y masajea sus balls- desde el inicio. Si los estimulas hará que tus tácticas sean más intensas. Solamente recuerda ser gentil: no son pelotas antiestrés.

6. Profundidad máxima

Guarda los movimientos más profundos para el final, así evitarás inflamación en la garganta y atragantarte. Toma un gran respiro y haz un truco de magia para desaparecer tanto como puedas. ¡Eres la David Blaine de los blow jobs!

7. Giros

Desplaza una mano arriba y abajo de su bastón de dulce mientras mueves tu lengua en círculos alrededor de su cabeza. Es un truco con doble placer y es muy bueno cuando quieres apresurar todo porque tu programa favorito está por empezar.