Sigue estos sencillos pasos para siempre tenerlas de impacto

1. Evita bañarte con agua demasiado caliente, lo ideal es el agua fría porque mejora la circulación e impide la aparición de várices.

2. Es importante usar una crema hidratante después de bañarte para restaurar la humedad en tus piernas (y en todo el cuerpo).

3. Para evitar la celulitis lo mejor es hacer ejercicio. Si no te da tiempo camina durante 15 minutos, ¡algo es algo!

4. Exfolia una vez por semana tus piernas para quitar las células muertas, renovar la piel y hacer que los humectantes penetren mejor.

5. El hábito de cruzar las piernas es nocivo para la salud de las piernas porque impide el adecuado riego sanguíneo haciendo que se inflamen.

6. Masajea las piernas con aceite de almendra o de coco para restaurar los tejidos y el balance de humedad natural.

7. No olvides rasurarte para siempre tener las piernas suaves e increíbles.

8. Al final del día, ponlas en alto sobre la pared o almohadas. Esto hace que descansem, no retengan líquidos y activa la circulación para que se vean espectaculares.